Foresight Cuba 2017 | Derechos Reservados.

Follow Us on

Escenarios políticos

On December 13, 2015

Escenarios políticos

El futuro de Cuba: un ejercicio

DDC y Foresight Cuba invitaron a los lectores a definir posibles escenarios para los próximos años en Cuba. Esta es segunda versión de estos escenarios en la cual se han tenido en cuenta los comentarios de los lectores de DDC.

Cuba se encuentra en un punto de inflexión. La infraestructura está destruida. Las arcas se hallan vacías. Los cubanos no tienen esperanzas de que la situación mejore y por tanto emigran masivamente. No hay cultura de trabajo ni recursos para echar a andar la economía. El riesgo de que Venezuela no pueda seguir inyectando dólares a la economía de la Isla ha aumentado considerablemente. Como consecuencia, el Gobierno trata de buscar una nueva fuente de financiamiento externo, pero con la condición de que el Partido Comunista continúe controlando los recursos fundamentales del país.

Los gobiernos de Estados Unidos y Cuba han comenzado un proceso de normalización de relaciones, pero La Habana condiciona estas al levantamiento del embargo, decisión que está en manos del Congreso de Washington y que, por ahora, parece improbable que se tome. En cualquier caso, habrá que esperar a las decisiones de la próxima administración norteamericana, tras las elecciones de 2016.

Para los escenarios dos y tres que se exponen a continuación existe la pregunta del grado en que aumentará la violencia dentro del país y si surgirán instituciones que eviten tanto que los presentes grupos empresariales se sigan apropiando de los poderes del Estado, como que surjan nuevos grupos gansteriles de cualquier origen que impidan el desarrollo de un Estado democrático.

Queremos obtener vuestra opinión acerca de lo que creen que es posible y/o probable de cara a los próximos tres a cinco años en Cuba. Por favor señale la versión que usted considere más probable o argumente sobre otras posibilidades.

No hay un escenario más probable. Lo que se deben dar son las condiciones para que se produzca un cierto proceso. Eso es lo que debemos estudiar para hacer después cualquier pronóstico. Y por desgracia en Cuba no se da ninguna condición actualmente para que se altere un statu quo que cuenta con el apoyo del ejército, el partido y la seguridad del estado. Todo atado y bien atado, con una economía controlada centralmente en la que deja jugar a unos monigotes hasta que se traspasen los límites de lo permitido en determinado momento.

Los tres escenarios iniciales son:

Escenario número uno:

Es el escenario más posible.

Fidel Castro ha mantenido el control del país desde el 1959. Les ha transferido el poder a su hermano Raúl quien, a su vez, intenta dejárselo a su familia y amigos. El Gobierno continúa controlando la velocidad de los cambios con el objetivo de que el dinero que entre en el país quede en sus manos.

La nueva Constitución y la nueva Ley Electoral, aprobadas por la Asamblea Nacional, son moldeadas según esos intereses.

No hay un aumento relevante de la inversión extranjera, pero el relajamiento de las normas del embargo permite que entre dinero a los grupos empresariales de las Fuerzas Armadas (FAR). Las pérdidas de las empresas son financiadas por los fondos públicos de otros países, por ejemplo, bajo el concepto de garantías a las exportaciones.

El Presidente Obama termina su presidencia en 2016 y si los extranjeros no han invertido antes no lo harán sin levantamiento del embargo.

El éxito de Puerto de Mariel está relacionado con la participación de los Estados Unidos.  A medida que se acerquen la Habana y Washington, empresas de otros países percibirán valor agregado en Cuba y el capital comenzara a entrar mejorando el flujo de caja del gobierno, y este se oxigena y  fortalece el aparato represivo.

El Gobierno continúa abogando por el fin del embargo, pero en realidad apuesta por firmas de terceros países y no norteamericanas para hacer negocios. El resto de la infraestructura del país sigue en estado deplorable y las autoridades continúan beneficiándose del negocio de la emigración y la separación de las familias. El beneficio es sobre todo económico, pero también impide que surjan grupos tanto económicos como políticos que puedan contrarrestar su poder, con consecuencias catastróficas para la demografía  y la transición democrática en el país.

Para que exista un movimiento cívico sólido que contrarreste al poder de las armas, este debe ir acompañado un proyecto de nación que supere la empoderada estructura del régimen, diseñada para sobrevivir a todo costo. Un proyecto de nación así, tiene que ser necesariamente multidisciplinario, o sea: político, económico, social, cultural y constituir un trabajo de equipo.

Escenario número dos

Llega un momento en que el Partido Comunista no puede sostener el escenario número uno, que evidentemente prefiere. No hay un líder que haya sustituido a Raúl Castro que tenga el apoyo y el carisma para seguir manteniendo una economía basada en la supervivencia básica del ser humano.

Ocurre un hecho impredecible que obliga a una mayor apertura económica primero y, quizás después, política.

El Gobierno permite que los cuentapropistas adquieran más autonomía y derecho a la propiedad. Las familias dentro y fuera de Cuba comienzan a desarrollar negocios que mejoran la situación de un pequeño sector empresarial, pero que provocan que las desigualdades sociales sean cada vez más evidentes, y dejen al descubierto a un sector significativo de la población que no tendrá acceso justo a la educación y la salud (aunque estas sigan siendo de acceso general, habrá servicios de calidad destinado solo a unos pocos).

En este escenario número puede ocurrir un colapso del sistema de salud e incremento de enfermedades y/o epidemias con una posible intervención humanitaria internacional.

Escenario número tres

 

El Partido Comunista o algunos de sus representantes comienzan a reparar los errores cometidos durante los años anteriores. Comienzan un dialogo, ofreciendo algún tipo de compensación a los exiliados y proponiendo un borrón y cuenta nueva entre el Gobierno de Cuba y sus oponentes, tanto en Cuba como en el extranjero.

Hay un esfuerzo común para que firmas cubanoamericanas inviertan en el país y comience una auténtica unión económica en Latinoamérica, donde se realicen proyectos comunes con verdadero sentido económico. Cuba es la puerta de América, tanto para los países latinoamericanos como para Europa. ¿A dónde desean los Estados latinoamericanos que vaya Cuba, sobre todo si el desarrollo de Cuba les afecta económicamente?

El Partido Comunista de Cuba se disuelve sin que nadie salga a la calle a protestar. Hay un cambio de la Constitución. La oposición tiene el problema de ser una desconocida para la población y no tiene acceso a los medios de información. No se puede contar con ella como un importante factor hasta que no superen estos obstáculos. Las luchas internas (dentro del partido) están dadas más en asegurar o no ese escenario, quienes sean vencedores determinara el grado de apertura final.

Cualquiera sea el grado de apertura (del gobierno) este implica un cierre total político, aun dejando entrever la puerta abierta con una reforma electoral que simule la participación de una oposición. El ala más rígida ni siquiera tiene contemplado esto, pero todos coinciden en que el Embargo es el gran escollo (y este está codificado de forma tal que se necesitan reformas para quitarlo: dibujadas o reales)

Escenario número 4:

Como resultado de lucha de la oposición en diferentes campos, incluyendo la desobediencia civil ya sea activa o pasiva, las reivindicaciones específicas de determinados sectores de la sociedad, la concientización población de la necesidad de la democratización de Cuba, así como esta nueva oleada de emigración involucrando a varios países de Sur, Centro y Norte América que es una señal inequívoca del fracaso de castrismo en las condiciones actuales, hagan forzar al partido-gobierno-estado a iniciar una transición ordenada a la democracia de Cuba

Ocurre un levantamiento popular y derrocamiento del régimen. Un escenario posible debido a la disminución del subsidio venezolano. Se produce un cambio total  del sistema unipartidista y del dominio de la sociedad y el gobierno por el Partido Comunista. Todo esto provocado por presión popular debido  al fracaso económico.

Incluso el mejor de los escenarios (sea el esc. 3 o algún otro) tiene grandes probabilidades de terminar mal si no se aborda la tendencia al caudillismo y la pugna de personalidades.

  • By foresightcuba  0 Comments   2
  • Administración, Legalidad y Sociedad

    0 Comments

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *