Foresight Cuba 2017 | Derechos Reservados.

Follow Us on

Muertes del Che

On September 26, 2015

Muertes del Che

Ernesto Guevara de la Serna, ciudadano argentino, era uno de los principales comandantes de la llamada Revolución Cubana en el año 1959.

Además de Fidel Castro Ruz y su hermano Raúl, los más conocidos eran:

  • Camilo Cienfuegos Gorriarán (desaparecido el 28 de Octubre del 1959),
  • Huber Matos Benítez (Condenado a 20 años de prisión el 15 de diciembre de 1959; salió de prisión el 21 de octubre de 1979 directamente al exilio)
  • Eloy Gutiérrez Menoyo (Condenado a muerte en 1964, pero la sentencia fue conmutada a 30 años de cárcel, condenado adicionalmente a 25 años en 1970 y liberado después de 22 años en prisión, el 20 de diciembre de 1986)
  • Juan Almeida Bosque (murió el 11 de septiembre del 2009),
  • William Alexander Morgan (ciudadano norteamericano, fusilado el 11 de marzo de 1961, su cuerpo fue devuelto en el año 2002 a los Estados Unidos, su fue esposa condenada a 30 años pero cumplió 10).

El sitio de la Memoria Histórica Cubana adjudica a Ernesto Guevara la responsabilidad por firmar al menos 216 sentencias de muerte.

A continuación presentamos el gráfico del número de personas identificadas que han sido ejecutados por sentencias dictadas por el Che Guevara. Las cifras son mínimas ya que hay un grupo de  52 personas donde no se ha podido precisar la fecha de su fusilamiento:


Fuente: Instituto de la Memoria Histórica, cubarchive.org.

216 DOCUMENTED VICTIMS OF CHÉ GUEVARA IN CUBA: 1957 TO 1959; From Armando M. Lago, Ph.D.´s Cuba: The Human Cost of Social Revolution


Durante el año 1957, fue responsable por 9 muertes y 5 más no identificadas; entre los días 1 y 3 de enero del 1959 firmó 23 sentencias de muerte en santa Clara y al menos 164 sentencias (más 15 personas no identificadas) durante el período comprendido entre el 3 de enero y el 26 de noviembre del 1959, cuando fue el jefe de la prisión de San Carlos de la Cabaña y Jefe de la Comisión Depuradora.

La Comisión Depuradora organizaba los juicios (muchas veces públicos y transmitidos por televisión) donde se dictaban las sentencias y eran firmadas por Guevara. Se podía recurrir a la sentencia, pero el Jefe del tribunal de apelaciones era también el propio Guevara.

Reproducimos un fragmento de la entrevista al doctor Miguel Ángel Duque de Estrada Ramos en el periódico Trabajadores:

Fidel responsabilizó al Che con la realización de los juicios a los criminales de guerra en La Cabaña, y éste encomendó a Duque de Estrada la organización de los tribunales.

En la mañana del día 8 quedó creada la Comisión Depuradora e Investigadora de La Cabaña, la cual tuvo que emprender un trabajo muy intenso debido a la cantidad de detenidos sin cargos a quienes era preciso investigar.

“Rápidamente fuimos creando ese aparato —indica Duque de Estrada—, y durante las investigaciones encontramos muchas cosas, desde un intento de ajuste de cuentas hasta falsas acusaciones para facilitar situaciones amorales. Esa labor determinó que de los 3 mil detenidos, solo 777 fueran procesados. Estos gozaron de todas las garantías procesales: abogado defensor, se les permitieron las visitas de sus representantes religiosos, y las vistas fueron públicas y con total acceso de la prensa.

“Los juicios, que en La Cabaña comenzaron el 1º de febrero y concluyeron el 25 de mayo, se hicieron con todas las de la ley”. En ocasiones llegaron a tener seis salas funcionando a la vez.

En 114 días celebraron 346 consejos de guerra ordinarios, en 43 de los cuales 77 acusados fueron sancionados a la pena de muerte. El doctor Duque de Estrada resume: “Todos apelaron y el Consejo Superior de Guerra celebró 37 sesiones.

Che presidió el primero de esos consejos, y seis más, todos en el mes de febrero: en ellos se revisaron 13 casos, de esos conmutó uno y ratificó el resto. Los consejos superiores cambiaron 26 sanciones por diferentes penas, y ratificaron las 51 restantes. Otras 14 pendientes pasaron al Tribunal Supremo de Justicia cuando el 9 de julio se determinó que esa instancia se encargara del proceso.

Lo interesante es que la constitución de 1940 en su artículo 25 prohibía la pena de muerte en el cual declaraba:

Art. 25. No podrá imponerse la pena de muerte. Se exceptúan los miembros de las Fuerzas Armadas por delitos de carácter militar y las personas culpables de traición o de espionaje en favor del enemigo en tiempo de guerra con nación extranjera. 

A su vez el artículo 170 declaraba:

Art. 170. La justicia se administra en nombre del pueblo y su dispensación será gratuita en todo el territorio nacional. Los Jueces y Fiscales son independientes en el ejercicio de sus funciones y no deben obediencia más que a la Ley. Sólo podrá administrarse justicia por quienes pertenezcan permanentemente al Poder Judicial. Ningún miembro de este Poder podrá ejercer otra profesión. Los registros del Estado Civil estarán a cargo de miembros del Poder Judicial

La Nueva Ley Fundamental entró en vigor el 7 de Febrero del 1959:

Mantenía la prohibición de la pena de muerte, pero modificado de la siguiente forma:

Artículo 25: No podrá imponerse la pena de muerte. Se exceptúan los casos de los miembros de las Fuerzas Armadas, de los cuerpos represivos de la tiranía, de los grupos auxiliares organizados por esta, de los grupos armados privadamente organizados para defenderla y de los confidentes, por delitos cometidos  por la instauración o defensa de la tiranía derrocada el día 31 de diciembre de 1958.

Y el artículo 170 pasó a ser el artículo 148:

Artículo 148: La justicia se administra en nombre del pueblo y su dispensación será gratuita en el territorio nacional. Los Jueces y Fiscales son independientes en el ejercicio de sus funciones y no deben obediencia más que a la Ley. Solo podrá administrarse justicia por quienes pertenezcan permanentemente al Poder Judicial. Ningún miembro de este Poder podrá ejercer otra profesión.

O sea que Ernesto Guevara ni tenía legitimidad para firmar las sentencias ya que no era miembro permanente del poder judicial, ni  las sentencias eran legales ya que en primera,  las sentencias se estaban efectuando por hechos que se habían cometido antes de entrar en vigor la ley, y en segunda eran inconstitucionales.

Las sentencias, en su gran mayoría, eran firmadas y ejecutadas esa misma noche.

Incluso se ejecutó a un menor de edad, Ariel Lima. El Instituto de la memoria Histórica demostró que se habían ejecutado al menos 954 personas en el 1959.

Ernesto Guevara en su discurso ante la ONU el 11 de diciembre de 1964, el no solo confirmó (con orgullo) de que se estaba fusilando, sino también que se seguiría haciendo.

  • By foresightcuba  1 Comments   3
  • Derechos humanos

    1 Comments

    Posted by kikoCubano on
    • Sep 29 2015
    Reply  
    hay que guardar muy bien toda esta informacion, va a ser muy util mas tarde cuando muchos quieran eliminarse las responsabilidades que les corresponde.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *